Cargando Cargando

Agender

  • IEDentity
  • "IED Trends 2019"
  • Número 08 - 8 de enero de 2019
Alessandra Lanna
  • Alessandra Lanna

Gender fluid es una expresión que indica el género no binario, es decir, la identidad de un individuo que no se reconoce en uno de los dos sexos, que no tiene que ver necesariamente con el hecho de ser heterosexual, homosexual, bisexual u otro, sino que representa la decisión deliberada de transcender cualquier diferencia, distinción y clasificación de género. El individuo agender es indefinido y cambia el género sexual de forma “fluida”, según sus propios deseos e inclinaciones. Hoy es un hombre, mañana quizás sea una mujer, por tanto, rechaza sentirse clasificado en un determinado género sexual.

Un género sin género, una forma sin forma. No me siento ni hombre ni mujer o, probablemente, me siento los dos.

Es una tendencia que nace sobre todo con la escena artsyqueer de San Francisco, y no representa una rebelión contra la biología; en todo caso, contra los límites impuestos por la historia.

A lo largo del tiempo, el concepto de género ha sido utilizado para definir y limitar a las personas, por dentro y por fuera, de la percepción de sí mismos hasta los vínculos familiares, de los modelos de comportamiento hasta las relaciones interpersonales.

Hoy se afirma como movimiento global, en términos de macrotendencia en el sector de la moda “no gender“, representando la afirmación de la ausencia de género, donde el individuo es el foco y debe poder vestirse como prefiere, sin las limitaciones impuestas por los estereotipos.

El no gender no se debe confundir con el vestuario “unisex” que, por su parte, nace de un concepto desarrollado a lo largo de los años sesenta y setenta, tras la emancipación femenina y las rebeliones antiburguesas, y que veía en el intercambio de ropa el modo de acomunar los dos sexos.

En relación con los desarrollos vinculados a esta tendencia, quizás la mejor interpretación ha sido la de Alessandro Michele para Gucci, a través de un estilo que propone una moda sincrética y ecléctica, hecha de contaminaciones y de extremos estéticos. Está claro que no es el único; también vemos, por ejemplo, para las próximas colecciones de primavera verano 2019 a Telfar, Eckhaus Latta, Vaquera y Art School London.

Aplicación a un caso específico

En 2015 la cadena de grandes almacenes británicos Selfridges lanzó Agender Project, una iniciativa que duró un par de meses, durante los cuales dos plantas de la tienda londinense se destinaron a colecciones accesibles tanto a hombres como a mujeres. El objetivo era hacer que todas las personas pudiesen sentirse libres de adquirir productos de moda conforme a la propia individualidad y no conforme al sexo.

A continuación, en 2017, vemos la iniciativa Gender Neutral, dedicada a los más pequeños. El propietario de la famosa cadena de almacenes londinenses John Lewis ha establecido que todas las prendas de ropa para niños y jóvenes hasta los 14 años no debían incluir etiquetas diferentes en base al sexo, sino una que englobase ambos sexos: Boys&Girls y Girls&Boys.

Hay cambios significativos previstos para enero de 2019, con la introducción del Gender X”, que se indicará en el certificado de nacimiento de los recién nacidos en el estado de Nueva York. La reforma, decretada por mayoría del Ayuntamiento, prevé así una tercera posibilidad de elección para quien, en edad adulta, no se sienta ni hombre ni mujer o, simplemente, no quiera definirlo.

¿De qué forma afectará a la industria?

Según algunas investigaciones y estudios de sector, surge un aumento de las adquisiciones por parte de los adolescentes, por lo que parece que las chicas y los chicos pertenecientes a la Generación Z (es decir, los nacidos entre 1995 y 2010) se encuentran oprimidos dentro de los límites de las distinciones de género. La sociedad fluida es la nueva dirección socio-cultural de la Generación Z.

Foto: ‘HP Mars Home Planet’

Alessandra Lanna

Alessandra Lanna ha estudiado Diseño de las Joyas en el IED Roma y se ha especializado en Fashion Trend Forecasting en el Central Saint Martins College of Art & Design de Londres. En 2000 se mudó a Nueva York, donde ha trabajado durante varios años. En Europa ha colaborado en el trend book del sector y, a continuación, fue llamada como directora creativa de una joven marca italiana de accesorios peleteros, que la ha llevado a viajar durante aproximadamente siete años entre Italia y China. Es autora de Mia Inspirational Trend View, junto con la revista Mia Le Journal. Es responsable de varios seminarios sobre las nuevas tendencias de la moda para Wella, además de diseñar y realizar en Italia joyas exclusivas dirigidas a una clientela de lujo en Shanghái.