Cargando Cargando

Moda para vestir en gravedad cero

  • IEDentity
  • "Around the World"
  • Número 07 - 15 de noviembre de 2018
Albert Elias Valcorba
  • Albert Elias Valcorba

Un equipo de diseñadores del IED Barcelona colabora con la Fundación Quo Artis en la creación del vestuario para el proyecto The Zero-Gravity Band que presentará durante el Sónar+D 2018. El proyecto artístico-científico reflexiona y teoriza sobre la producción artística y la percepción estética en gravedad zero.

Diseñadores de moda del IED Barcelona han desarrollado vestidos inteligentes para utilizarse en gravedad cero en el proyecto The Zero-Gravity Band (TZGB) que presentará la Fundación Quo Artis en el Sónar +D 2018. Denise Graus, Toni Sobrino y Masha Novikova, exalumnos del Título Superior en Diseño de Moda y del BA (Hons) in Fashion Design, han sido los encargados de llevar a cabo este proyecto con la colaboración de Francesc Grau y Tatiana de la Fuente.

The Zero-Gravity Band busca generar una reflexión sobre cómo será la producción artística y la percepción estética fuera del planeta Tierra y, concretamente, sobre qué implicaciones culturales y artísticas tendrá. Así mismo pretende crear un diálogo, en torno a este tema, entre investigadores de disciplinas tan diversas como por ejemplo la artística, la científica, la tecnológica, la humanística y la filosófica.

 

 

 

 

 

Moda 360º

El vestuario diseñado para los tres artistas se nutre de los recientes descubrimientos científicos sobre “La estética de la verticalidad: una contribución gravitacional a la preferencia estética” (Gallagher y Ferrè, 2018) con el objetivo que todos sus componentes sean percibidos en su pleno esplendor bajo condiciones de gravedad cero. El resultado final es fruto de un proyecto colaborativo con Eurecat (Centro Tecnológico de Cataluña) que manifiesta la necesidad de incorporar en el traje un dispositivo con sensores que recopile una serie de variables corpóreas y constantes vitales del individuo.

Los diseños se han concebido bajo una perspectiva estética en 360 grados, aportando diferentes y sugerentes siluetas y formas según las condiciones de la gravedad en las que se encuentren. Para conseguirlo, han utilizado texturas, volúmenes y transparencias que aportan dinamismo a las prendas y alteran la percepción de ellas en movimiento.

Materiales técnicos y futuristas se mezclan con otros más terrenales como rafias, paja, semillas o flores secas para evocar el binomio tierra / espacio y aportar una melancolía terrestre tecnológica a los artistas. Para ello, han manipulado los tejidos incorporando estos pequeños recuerdos terrestres que permitirán, si es posible, crear vida en otro planeta. Asimismo, también han diseñado estampados inspirados en diferentes elementos propios del planeta azul como el agua, la contaminación lumínica de las grandes ciudades o las zonas industrializadas.

The Zero Gravity Band es un proyecto que desde el principio nos ha planteado un reto, tanto en diseño como en la forma de diseñar, la finalidad estética y su funcionalidad, ya que, la moda, tal y como la conocemos, en gravedad cero, su sentido cambia. Conseguimos romper la verticalidad de cada pieza y que tuvieran más presencia que el patrón en sí, dejando de lado la racionalidad y recreando un posible entorno sin gravedad, explican los diseñadores sobre las prendas hechas a medida durante tres intensivos meses.

“Estos tres conjuntos son una reflexión sobre la idea de vivir fuera de nuestro planeta; una confrontación entre el futurismo, como sería viajar en el espacio, pero a la vez algo tan primario como empezar una civilización. Por esta razón, hemos ideado tres looks divididos, recreando nuestras sensaciones al intentar imaginar un futuro en el universo”, concluyen.

Estos vestidos llevan incorporados un dispositivo, realizado por Eurecat, que ha sido diseñado especialmente para monitorizar e informar del estado psicológico de la persona que lo lleva. Combina dos sensores diferentes que miden la frecuencia cardiaca y la tasa de respiración en condiciones dinámicas durante los ejercicios físicos. Los datos recopilados se envían a un teléfono inteligente, una tablet u ordenador, de manera que el individuo tiene una lectura precisa en tiempo real de las señales captadas.

 

 

 

 

6 The Zero-Gravity Band

TZGB surge de las investigaciones de la Dra. Elisa R. Ferrè, directora del VeME Lab (Vestibular Multisensory Embodiment) de la Royal Holloway University of London, sobre sobre cómo los humanos perciben y experimentan la estética en condiciones de microgravedad. Los artistas Dr. Albert Barqué-Duran, investigador y artista de la City, University of London, y Marc Marzenit, músico, compositor y productor musical, han querido investigar qué pasa cuando la gravedad queda prácticamente eliminada, en un vuelo en micro gravedad.

La experimentación se ha realizado en un vuelo parabólico, en el que el avión se eleva a una altitud de 6000 a 8000 metros y los pilotos realizan entre 15 y 45 parábolas, durante las cuales los pasajeros se encuentran en microgravedad durante 22 segundos. Cada fase de microgravedad es precedida y seguida de una fase de hipergravedad, de unos 20 segundos cada una, donde los pasajeros son sometidos a una presión que casi duplica su propio peso.

Autor: Albert Elías Valcorba
Fotografía: Luiza Lacava